Alrededor de Arcos de la Frontera

UNA HISTORIA BREVE DE ARCOS

Arcos de la Frontera fue declarado de Interés Histórico Nacional en 1962 y desde entonces atrae visitantes de todo el mundo. Inclusive, Arcos está citado como Uno de los Mil Lugares que Visitar Antes de Morir en el libro que lleva el mismo nombre de Patricia Shultz.

Arcos también se ha convertido en el destino para muchos hacedores de historia, tales como Charles de Gaulle, quien escribió sus memorias desde el balcón del Hotel Parador o el hermano de Napoleón Bonaparte, mejor conocido como "Pepe Botella".

Por dos siglos antes de la visita de Los Reyes Católicos, Arcos formó parte del conjunto de pueblos amurallados que bordeaban el último bastión del Reino Nazarí de Granada, por lo qe se le agregó el título "de la Frontera".

Tal fue el prestigio estratégico-militar desde los tiempos de Arx-Arcis para los Romanos y luego Medina Arkos para los Musulmanes, que en 1493 Arcos de la Frontera fue honrado por los Reyes Catolicos como uno de los principales ducados de España.

ARCOS Y LOS ALREDEDORES

Arcos de la Frontera está ubicada en la provincia de Cádiz, en el suroeste de Andalucía, España.

El paisaje urbanístico del casco antiguo de Arcos de la Frontera data del periodo de la España Islámica, o Al-Andalus, como también se conoce. Sus calles angostas empedradas y serpenteantes invitan al visitante a dar un paseo a lo largo de casas con patios internos floridos y fachadas encaladas, definiendo así la característica de los famosos pueblos blancos. Los monumentos históricos provienen de este periodo, el castillo construido en la etapa de las Taifas, la Iglesia de Santa María construida sobre una antigua mezquita y la Iglesia de San Pedro construida sobre una antigua alcazaba musulmana.

Sin embargo, todavía podemos notar algunos vestigios de la ocupación Visigoda y Romana: para dar fe de este último, solo basta con observar las viejas columnas empotradas en las esquinas de muchas calles del casco antiguo. Estas columnas fueron extraídas de viejos asentamientos romanos en los alrededores del pueblo, hace varias generaciones atrás, para ser recicladas y dar solución al problema de las carretas de burros y otras bestias que estropeaban las esquinas de edificios y monumentos al pasar...ya las calles eran angostas en esos días!

Más tarde surgieron las casas-palacios, conventos y monasterios que datan de la España del Renacimiento, muchas construidas como resultado de las grandes fortunas amasadas en las tierras del Nuevo Mundo.

Algunos de nuestros huéspedes han comparado el caminar por Arcos como estar en un set de filmación. La atmosfera del lugar inspira sentimientos que evocan un pasado distante pero curiosamente en un tiempo real, esto le da al casco antiguo una cierta calidad surrealista.

El flamenco y la danza también están presentes en Arcos, exhortando al visitante a vivir una genuina experiencia que solo las peñas andaluzas pueden ofrecer.

Para los amantes de las aves y la naturaleza, hay hermosos paseos alrededor del mismo Arcos, y el lago tiene una gran cantidad de aves. La Sierra de Cádiz está a nuestra puerta y ofrece paisajes espectaculares, desde paisajes de montaña hasta ríos perdidos, cascadas y piscinas naturales, aves y cuevas prehistóricas, sumergiéndote en el mundo natural de la región.

Y para aquellos buscando una escapadita del calor sin tener que ir a la playa, le podemos recomendar una agradable piscina en la campiña a tan solo 5 minutos en coche del pueblo o una playa hecha en las orillas del lago de Arcos.

Arcos está bendecido con la posición perfecta para hacer excursiones de un día: situado en el centro de la provincia de Cádiz, las playas más cercanas están a 30 o 40 minutos en coche, al igual que la capital de Cádiz. Las bodegas y casas señoriales de Jerez de la Frontera están a sólo 20 minutos en coche; la Sierra de Cádiz, al norte de Arcos, a sólo 20 o 30 minutos en coche con sus numerosos y encantadores pueblos blancos y un paisaje impresionante.

El famoso desfiladero de Ronda está a 55 minutos en coche y la flamante capital andaluza, Sevilla, a sólo 1 hora y 20 minutos.

Un poco más lejos está Itálica, la ciudad romana que se encuentra a las afueras de Sevilla, y donde nació el emperador romano Adriano.

Hacia Tarifa, en la costa, está el encantador pueblo costero de Bolonia, hogar de las espectaculares ruinas romanas de Claudio Baelo, que se encuentran justo encima de una cala de arena que a su vez da a la costa del norte de Marruecos, tan cerca que uno siente que podría alcanzarlo y tocarlo.

¡No puede ser más romántico que eso!